En salida, al encuentro del dolor

Las nuevas fronteras de la caridad encuentran en el Hogar de Cristo la encarnación de las palabras de Don Orione cuando presentó la Pequeña Obra de la Divina Providencia: "Su privilegio es servir a Cristo en los pobres más abandonados y desvalidos".

Por Alberto Pelagallo
Colaboración: Equipo Comunicación POA

 

El 19 de marzo, antes que llegaran los fríos del otoño y del invierno, la Parroquia Sagrado Corazón de Claypole abrió las puertas de la Casa San José, un nuevo hogar de tránsito para varones con problemas de consumo de sustancias en situación de calle. El edificio fue reacondicionado para albergar hasta 20 personas, que no solo tienen una cama para pasar las noches, sino baños y duchas con agua caliente, un espacio de juego y una cocina-comedor donde poder compartir un mate y una charla.

La Casa San José forma parte del primer Hogar de Cristo Don Orione ‒que se encamina a celebrar ya sus cinco años‒ una respuesta para acompañar a los jóvenes y sus familias atravesados por la problemática de las drogas. "Es una respuesta a signos que van apareciendo y que nos muestran el impulso del Espíritu Santo y de la Divina Providencia, un impulso que nos anima a seguir encontrándonos, organizándonos e ir metiendo cada vez más las manos en el barro y a estar cerca de quienes necesitan una ayuda, contención, acompañamiento", cuenta Emanuel Salinardi, director del Hogar..

 

historias 01 003

Comprometidos con la salud del barrio


Entre los meses de mayo y agosto de 2021 se llevó a cabo un proyecto de Salud en el barrio Nuestra Señora de Guadalupe de Claypole en articulación con la federación Familia Grande del Hogar de Cristo y la Secretaría de Integración Socio Urbana (SISU) del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Surgió en el marco de la contingencia de la pandemia del Covid-19, con el objetivo de generar espacios de atención a nivel local que evitara el traslado de las personas a los grandes centros de salud. Nuestro aporte fue convertir ese proyecto en una posta sanitaria, con un equipo interdisciplinario formado por promotores y promotoras de salud, enfermeras, médicas, trabajadoras sociales y dos coordinadores territoriales. Además, se le entregaba a cada persona un kit de elementos de higiene personal y útiles escolares para que pudieran utilizar durante las clases virtuales.

.

 

Haciendo camino al andar

 

El Hogar de Cristo Don Orione se inauguró el 17 de octubre de 2016. Como toda fundación, ese día fue un mojón importante en la historia del proyecto, aunque el arranque hay que buscarlo unos cuantos años antes. Más precisamente en otro mes de octubre, pero de 2010, cuando se puso en marcha el "Plan Parroquial de Nueva Evangelización” (PPNE), impulsado por el P. Hernán Martín, párroco del Sagrado Corazón.

El PPNE generó una nueva forma de comprender y hacer la pastoral parroquial. "Comenzamos por atender el problema de adicciones, que era muy preocupante en el barrio, pero al poco tiempo se hizo evidente que era el síntoma de un problema mucho más grande de exclusión social, donde también se mezcla la violencia, problemas de salud, la falta de trabajo, el abandono", recuerda Emanuel.

La situación exigía una respuesta integral que corriera el foco desde la adicción hacia la persona en todas las dimensiones de su vida. 

Para esto fue necesario que la parroquia cambiara su forma de trabajo y su organización. Se convocó a la comunidad y se armaron encuentros de reflexión y capacitación. Al poco tiempo comenzaron a verse los cambios y sus frutos.

.



La Pastoral Orionita de Adicciones

 

Con el apoyo del Secretariado para la Evangelización y las Nuevas Fronteras de la Caridad de la Obra Don Orione, el Equipo Animador del Sagrado Corazón presentó en abril de 2018 el documento de origen de la Pastoral Orionita de Adicciones - POA.

Emanuel Salinardi participó de su gestación y destaca que, a diferencia de otras propuestas, "la POA tiene una mirada comunitaria, acompañamos a la persona en su contexto, buscando que vuelva a descubrirse en su plenitud y pueda ejercer sus derechos". Destaca especialmente el trabajo de adaptación que hicieron del Método Paterno-Cristiano de las escuelas orionitas para ponerlo al servicio de los jóvenes que eran vistos como "el descarte de la sociedad".

Aquello que comenzó en la Parroquia Sagrado Corazón fue resonando en otras comunidades que, desde abajo, se van sumando. "Conocemos y nos hermanamos ‒cuenta Emanuel‒ con experiencias muy valiosas en otras comunidades orionitas". Menciona los centros de escucha en las parroquias Nuestra Señora de Luján, de Claypole, y Nuestra Señora de los Desamparados, en Córdoba. Destaca los pasos que vienen dando las comunidades de Sáenz Peña y Barranqueras, en Chaco; la experiencia de la parroquia y el colegio Don Orione de Villa Lugano, junto al centro del Barrio Piedrabuena; o el Hogar Zanocchi, en Victoria, que ve en el Hogar de Cristo una expresión actual de su compromiso de más de medio siglo con personas socialmente vulnerables.

"Qué decir del Hogar de Cristo en Los Acantilados, en la Comunidades del Sur de Mar del Plata, un proyecto del obispado pero que cuenta con el apoyo y la participación en sus equipos de mucha gente de la parroquia y el colegio San José. Y por supuesto, el Proyecto Gurisaes, en Uruguay, inspirado por su compromiso de más de 30 años como expresión parroquial de salir hacia la periferia", señala Emanuel. Y extiende su recordatorio también al Centro Kitralhue, en Chile, que "hace más de 10 años viene trabajando la temática de las adicciones y situaciones de jóvenes en conflicto con la ley penal"; y las experiencias en San Pablo, Brasil, de la Parroquia Nossa Senhora da Achiropita, junto a hombres en situación de consumo de drogas, y las diferentes obras de la Pastoral Social para personas en situación de calle.

Nos fuimos dando cuenta que el Hogar de Cristo Don Orione es antes una intención pastoral que una actividad concreta: ya no solo recibir a quienes tengan un dolor sino, como pide el Papa Francisco, ponernos en salida al encuentro de todos los dolores sin importar cuáles sean”, sintetiza Emanuel.

Al día de hoy, la POA cuenta con cuatro centros: uno en Claypole, dos en Barranqueras (Chaco) y uno en las Comunidades del Sur de Mar del Plata, perteneciente al obispado local y animado por miembros de la parroquia San José y el Colegio Don Orione.

.

 

 

"Recibir la vida como viene" es el lema de la federación Familia Grande Hogar de Cristo, que fue tomado de una homilía del -por entonces- cardenal Jorge Bergoglio en la inauguración del primer centro barrial ubicado en una villa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Jueves Santo de 2008.

 

historias 01 002

 

Notas que tejen un cantar

 

El Hogar de Cristo también sufrió la crudeza de la pandemia. Pese al esfuerzo del Equipo de Animación, gran parte de las tareas o dispositivos (como se denominan a las acciones de contención y trabajo en el Centro Barrial) tuvieron que cerrarse o acotarse en su funcionamiento durante varios meses. Pero de a poco, a partir de septiembre de 2020 pudieron ir retomando la labor.

Hoy, el Hogar de Cristo Don Orione cuenta en Claypole con un equipo de más de 30 profesionales y personal de apoyo, entre operadores de noche y del Centro Barrial, docentes de talleres, psicólogos, trabajadora social, terapista ocupacional, cocinera y encargado de logística y mantenimiento. Ellos, junto a religiosos y jóvenes voluntarios, hacen funcionar el Centro Barrial, la Casa San José para varones y la Casa para Mujeres y Niños víctimas de adicciones, violencia de género y abusos. También, desde la mirada preventiva, animan el Club Atlético y Social Don Orione donde se practica atletismo, rugby, gimnasia, iniciación deportiva y ‒próximamente‒ hockey. Y los dos emprendimientos barriales: "La Provi Estampados", un taller de serigrafía, y "Doña Carolina", santería y regalería católica.

"Sabemos que la experiencia del Hogar de Cristo nos interpela en nuestra manera de ser Iglesia", dice Emanuel Salinardi, y se pregunta: "¿Podríamos hablar de una Familia Orionita con un nuevo rostro frente a las fronteras de la caridad de nuestro siglo veintiuno?".

Así, en el camino que estamos recorriendo para celebrar los 100 años de la primera venida de Don Orione a América Latina, el Hogar de Cristo y la Pastoral Orionita de Adicciones suman su voz al coro de la caridad fraterna que se teje en las parroquias y capillas, colegios y grupos de jóvenes, cottolengos y hogares. "Queremos ‒comparte Emanuel‒ que el rostro y la voz de san Luis Orione lleguen hasta las periferias más lejanas de la existencia y que nos haga un solo corazón como Familia Orionita y como Iglesia, para que nuestras manos sean el testimonio vivo de Jesús presente en las comunidades animadas por la Divina Providencia".

 

 

historias 01 002

 

 

Respuestas concretas frente al abuso y la violencia

Otro drama de este tiempo es la interminable violencia de género y el abuso de menores.

Como respuesta a esta realidad, se abrió en Claypole la Casa de Mujeres y la Niñez, para dar amparo y contención y avanzar en la atención de cada una de las situaciones. "No es nuestro único proyecto que necesita ayuda, pero hoy es el que más la requiere", señala el director del Hogar, Emanuel Salinardi.

Quienes quieran sumar su ayuda pueden hacerlo en la siguiente cuenta:

Titular: Pequeña Obra de la Divina Providencia
Número de Cuenta: CC $ 5046-51595/7
CUIL/CUIT: 30-57346414-8
CBU: 0140115401504605159578

Vías de contacto con el Hogar de Cristo Don Orione:
- Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
- Instagram: hcdonorione
- Facebook fan page: Hogar de Cristo Don Orione

Search