El pensamiento de Don Orione

Frases que vienen hasta el presente en las reflexiones de la Familia Orionita. Hoy comparte la suya la comunidad del Hogar Peregrino San Francisco de Asís; Bahía Blanca, Buenos Aires.

 

“Puedo darme por satisfecho. He venido a América por mi vocación. Deo gratias!”

 

Consciente que Dios lo llamaba a ser sacerdote, Don Orione fue descubriendo poco a poco lo que Dios le pedía. De gran corazón, se dedicó a socorrer a los más necesitados, como así también a los abandonados de la sociedad. Este mismo espíritu lo trajo a América.

Acercó su presencia misionera y solidaria para hacer crecer una “gran familia” que testimonia a Jesucristo a través de obras de misericordia.

La vocación aparece relacionada con los anhelos y con aquello que resulta inspirador para cada persona. La vocación se asocia a la elección de un camino. Don Orione, el hombre que desembarcó en América, era un cura creativo y espontáneo que realmente tenía tatuada en su corazón la marca.

Search