"En el corazón del mundo, con el corazón de Dios"

Por Comunidad Instituto Secular Orionino Argentina

 

Don Orione siempre dio muchas posibilidades y oportunidades a los laicos para vivir la caridad en la Pequeña Obra de la Divina Providencia. Los guiaba, formaba, animaba y les confiaba diversas tareas. “En algunas de sus iniciativas es fácil reconocer anticipos de la vida de los Institutos Seculares, que sólo posteriormente surgieron en la Iglesia”.  Por ejemplo, promovió la Asociación femenina de las “Damas de la Divina Providencia”.

En el N° 11 de sus primeras Constituciones de 1904 (publicadas en 1912), Don Orione prevé una forma de consagración para los laicos “que anhelan con toda el alma seguir la perfección, y estarían dispuestos a hacer los votos, si les fuera consentido”. Esa oportunidad que esperaba Don Orione llegó en 1947 con el documento Provida Mater Ecclesia, que permitió a los laicos la posibilidad de profesar los votos y de unirse a los Institutos Seculares para consagrarse a Dios en el mundo.

 


89 03

Concetta Giallongo,  primera responsable general del I.S.O., presenta la Regla de Vida a Juan Pablo II

 

 

Breves notas de historia

 

¿Qué es un Instituto Secular? “Es un Instituto de vida consagrada en el cual los fieles, viviendo en el mundo, aspiran a la perfección de la caridad, y se dedican a procurar la santificación del mundo, sobre todo, desde dentro de él” (Código de Derecho Canónico N°710).

Siguiendo algunos apuntes de Don Flavio Peloso, quien fuera superior General de la Pequeña Obra de la Divina Providencia y gran impulsor de la participación de los laicos en la vida de la Familia Orionita, podemos recrear el camino que lleva a la creación del Instituto Secular Orionino.

Ya en los años 50, en la Congregación se quería iniciar la forma de consagración laical y secular. Se habló de ello en el Capítulo General de 1958 y, con carta del 8 de julio de 1959, el superior General Don Carlos Pensa encargó a Don Gaetano Piccinini estudiar y encaminar la constitución de grupos de laicas consagradas. Se preparó un estatuto, guardando las líneas de la Provida Mater Ecclesia, y con una carta del 14 de julio de 1961, el abad Emmanuele Caronti, visitador Apostólico, elaboró el primer esbozo del Reglamento.

En las décadas del 60 y 70 existió ‒en distintos países‒ un florecer de iniciativas de pequeños grupos promovidos por varios sacerdotes orionitas. Entre los promotores del Instituto Secular son recordados los nombres de los PP. Piccinini, Stefani, Pirani, Terzi y otros, en Italia; los PP. Tonoli, Carradori y Baldussi, en Argentina; y los PP. Pagliaro y Barbieri, en Brasil.

El 7 de noviembre de 1973 llegó, de parte de Mons. E. Valeri, obispo de Avezzano (Italia), el reconocimiento de las “Voluntarias de Don Orione” como “Pía Unión”, es decir, como asociación de laicas consagradas. Después de unos veinte años de desarrollo más bien espontáneo y diversificado, el superior General, Don José Masiero ‒que fue asesor general del I.S.O.  desde 1981‒ trató de unificar los grupos presentes en Italia, Argentina y Brasil, y señaló al nuevo asesor General Don Flavio Peloso ‒carta del 15-9-1991‒ que ya había madurado el tiempo para la unidad y aprobación del Instituto Secular Orionino, tratando de incluirle también al Instituto María de Nazaret.

Así, se llega al comienzo del I.S.O., con la Asamblea General del Instituto realizada en Buenos Aires del 11 al 14 de agosto de 1992. Por primera vez se reunían las consagradas representantes de diversos países y decidieron marchar hacia la aprobación canónica como Instituto Secular, según las normas de la Iglesia y la espiritualidad orionita.

El 3 de diciembre de 1994, el obispo de Tortona, Mons. Luis Bongianino, introdujo el expediente para la aprobación canónica en la Congregación Vaticana para los Institutos de la Vida Consagrada. Después de tres años, el 13 de mayo de 1997, el nuevo obispo de Tortona, Mons. Martino Canessa, firmó el Decreto de erección canónica del Instituto Secular Orionino Femenino y aprobó la Regla de Vida. A partir de esta fecha, se inicia la historia actual del Instituto Secular. En octubre de 1997 se hizo la primera Asamblea General Ordinaria que eligió a la primera responsable general del I.S.O., Concetta Giallongo.



Inicios en Argentina

 

Los comienzos del I.S.O. en nuestro país fueron a través del P. Gino Carradori. Comenzó con tres chicas y la encargada se llamaba Kitty Ferreira. Después fue el P. Roque Tonoli quien le dio un fuerte impulso al Instituto y nombró responsable a Ángela Rosa Fresno (Rosita). Para ese entonces el ISO ya estaba aprobado como Pía Unión.

En 1985, al enfermar Rosita, se nombró responsable a Nélida Dora Faubet (Nelli), siendo el religioso encargado el P. José Baldussi.

Luego de la aprobación diocesana del Instituto en 1997, la primera responsable regional electa fue Lina Gulino y su vicaria, Nélida Faubet. Los primeros votos perpetuos se realizaron el 22 de noviembre de 1998.



89 03

 

 

¿Como vive una Consagrada Secular Orionina?

 

Una consagrada secular orionina sirve a los demás con alegría desde las diversas formas que ofrece la vida cotidiana, porque se consagra a Jesús en el mundo y vive el mismo carisma de la gran familia orionita.

Es levadura en la masa; pequeña, sencilla, silenciosa en medio del mundo, para hacer crecer el Reino de Dios. Es una mujer toda de Dios que vive su consagración en medio de su pueblo.

El Papa Francisco, para explicar la unión original entre consagración y secularidad, expresó: “Están en el corazón del mundo con el corazón de Dios”.

La consagración se consolida en la profesión de los consejos evangélicos mediante los votos de:

- Pobreza: dice al mundo que se puede vivir en medio de los bienes temporales y se pueden usar los medios de la civilización y del progreso sin convertirse en esclavo de ninguno de ellos.

- Castidad: consagra toda la persona al servicio de Dios para dedicarse gozosamente a todos, cuidando especialmente a los más abandonados.

- Obediencia: expresa al mundo que se puede ser feliz quedando disponible del todo a la voluntad de Dios.

- Fidelidad al Papa: el amor y la dedicación a la Iglesia son para la consagrada orionina la especial razón de ser del carisma fundacional: amar al Papa en los pobres será su alegría.

Su vida de oración se alimenta con los sacramentos, la Palabra de Dios y el rezo de la liturgia de las horas. Participa anualmente de los ejercicios espirituales comunitarios. Vive con su familia de origen o sola, estando en el interior de las complejas realidades del trabajo, la cultura, los servicios sociales de todo tipo. Lo cual significa que las actividades profesionales y las condiciones que crea el compartir con otros las preocupaciones terrenas, serán el campo de prueba y desafío, la cruz, pero también la llamada, la misión y el momento de gracia y comunión con Cristo. Asume el desafío cotidiano de ser profeta en su tierra.

Diariamente lleva la vida de una persona que vive en el mundo y, al mismo tiempo, custodia la contemplación: esta dimensión es contemplativa del Señor y también del mundo, la realidad, para estar atenta y disponible para ayudar, cuidar, animar, llevar a Jesús a cada corazón y situación. Es una vocación fascinante.

No abandona la condición laical, ya que la misión de los Institutos Seculares es “introducir en la sociedad las energías nuevas del reino de Cristo, buscando transfigurar el mundo desde dentro con la fuerza de las bienaventuranzas" (Vita Consecrata, 10). Es decir:

- No vive en comunidad, pero sí en comunión de vida con todas las integrantes del Instituto. Sin embargo, no impide que algunos miembros, en algunas circunstancias, puedan unirse en grupo.

- No lleva signos externos que identifiquen su condición de consagrada. Por ejemplo, no usa hábito.

- Sus votos se mantienen en reserva para facilitar la inserción en diferentes ámbitos sociales.

- Se ofrecen con toda la vida a las obras que Dios les regala en su providencia, desde el trabajo personal hasta el apostolado comunitario en el que sirve.   



La Virgen María: primera laica consagrada en el mundo


María se entregó por completo a Dios y permaneció pura y fiel siempre entre la gente de su pueblo, siendo servicial ante cada persona que la necesitaba; creyendo en la Palabra de Dios y haciéndose disponible por completo a su voluntad.

Siguiendo su ejemplo e implorando su maternal acompañamiento la Consagrada Secular Orionina vive cada uno de sus días, haciendo del mundo y la historia sagrada de cada persona su lugar de consagración.

El 20 de noviembre de 2020, fiesta de la Madre de la Divina Providencia, se firmó el Decreto de reconocimiento canónico pontificio del Instituto Secular Orionino y de su Regla de Vida. La dulcísima Virgen de la Divina Providencia ha querido que también nuestro pequeño Instituto esté debajo de su constante mirada.

Así, “esta vocación encuentra su fundamento en el misterio de la Encarnación, que llama a permanecer en la realidad social, profesional y eclesial en la que las personas se encuentran viviendo” (Consagración y Secularidad).

Hoy, el I.S.O. tiene presencia en Italia, Polonia, Costa de Marfil, Brasil, Argentina, Uruguay y Chile.

Desde nuestras cuatro comunidades en América Latina nos disponemos a preparar y participar de la celebración del Centenario de la llegada de Don Orione a estas tierras, con la alegría de formar parte del árbol que nuestro Fundador soñó para su congregación.

 

89 03

Search