fbpx

Emoción y alegría

El Papa emocionado02

El papa Francisco recibió "emocionado" en el Vaticano la noticia de la recuperación de la identidad del nieto de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Monseñor Guillermo Karcher, el ceremoniero pontificio, dijo a la agencia Telam que esa fue la reacción del pontífice al conocer esta mañana la noticia en la residencia Santa Marta.

"Dios quiera seguir premiando la perseverancia en el amor, que alimenta y fortalece el espíritu de la reconciliación nacional, y hace real lo que profetiza el Cantar de los Cantares: ‘el amor es más fuerte que la muerte’”, agregó.

Francisco recibió en abril de 2013 en el Vaticano a Estela de Carlotto, en el marco de la tradicional audiencia pública en la plaza San Pedro.

Saludo del episcopado argentino

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, a través de su presidente, monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, envió una carta a la titular de la fundación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, expresando su alegría por la recuperación de su nieto, el 114 desde que la entidad inició la búsqueda de los niños sustraídos durante el gobierno militar.

Además de la Comisión Ejecutiva, también envió una salutación la Comisión Episcopal de Pastoral Social, con la firma de su presidente, monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú, y de monseñor Jorge Casaretto, obispo emérito de San Isidro y miembro de dicha comisión.

Según pudo saber esta agencia, los obispos expresan en la carta su alegría “por la recuperación de la identidad de su nieto” y “auguran que este logro siga impulsando la tarea que realizan las abuelas”.

El nieto de Estela Barnes de Carlotto fue criado como Ignacio Hurban, en Olavarría. Según confirmó el Banco Nacional de Datos Genéticos, es hijo de Laura Carlotto, secuestrada en 1977 con dos meses de embarazo y asesinada poco después de dar a luz, y de Wilmar Montoya. El joven es pianista y dirige la escuela de música “Hermanos Rossi”, de Olavarría.

El contenido de los mensajes enviados por el episcopado permanece en reserva, excepto que la destinataria desee darlo a conocer.

Fuente: AICA.org

TOP