fbpx

"Ir por el mundo a difundir la caridad"

 Encuentro Pastoral Juvenil Tortona02

En la ciudad de Tortona, Italia, se desarrolló el Encuentro Internacional del Secretariado de Pastoral Juvenil Vocacional bajo el lema "De Tortona al mundo, protagonistas de un sueño", que tuvo como objetivo reunir a jóvenes y religiosos de la Obra en todo el mundo, y desarrollar un itinerario de identidad, comunión y misión a través de una experiencia orionita en nuestros tiempos.

Compartimos el relato de la experiencia vivida por uno de sus participantes, Micaela Tercero, de la comunidad de Mar del Plata y referente nacional del MJO:

Durante el Encuentro trabajamos con tres núcleos: identidad, comunión y misión, con tres pasos en cada uno de ellos: la contemplación (con recorridos por lugares significativos para Don Orione desde su infancia hasta la formación de la Obra), trabajos en equipo (iluminados con cartas de Don Orione y testimonios de quienes lo han conocido) y momentos celebrativos-culturales (que buscaban plasmar los frutos de cada núcleo de trabajo).

Participamos jóvenes y religiosos de 14 naciones, lo cual fue todo un desafío los primeros días para poder entendernos, ya que varios hablaban solo en su lengua madre, pero con el correr de los días fuimos buscando herramientas para poder comprendernos.

El clima vivido fue de total fraternidad y armonía, sintiéndonos en familia desde el primer día que llegamos.

Sin duda una de las experiencias más profundas y que más nos movilizó fue poder rezar frente al cuerpo de Don Orione, en el Santuario Nuestra Señora de la Guardia. Sentir a nuestro Padre Fundador tan cerca fue una bendición para nuestras vidas. Rezamos a sus pies por las intenciones de toda nuestra provincia religiosa, fundamentalmente por nuestros jóvenes.

El primer día de encuentro, la bienvenida estuvo a cargo del P. Flavio y Madre Mabel, superiores generales. Luego celebramos la misa a los pies de Nuestra Señora de la Guardia.

Recorrimos Pontecurone, donde visitamos la casa natal de Don Orione y las parroquias donde fue bautizado y tomó su primera comunión, además de visitar el lugar donde se hallaba la "rosa que no se marchita".

Luego visitamos Turín, recorriendo la casa madre de Don Bosco, donde compartimos la Eucaristía a los pies del maestro que inspiro a Don Orione en su obra. Allí hicimos un hermoso gesto realizado antes por el fundador: rezamos a los pies de Maria Auxiliadora ofreciendo como jóvenes nuestra castidad.

De allí fuimos al Pequeño Cottolengo, donde descansa el cuerpo de San Jose Benito Cottolengo. Impactante obra de 120000 m2 y 2000 personas entre residentes y religiosos. Revivimos la confianza de Don Orione en la Divina Providencia, que nunca abandono ninguno de sus pasos. Almorzamos en la Parroquia Sagrada Familia de la Obra Don Orione y luego visitamos la catedral de Turín, donde se encuentra el Santo Sudario.

En Tortona celebramos Misa en la cripta del Santuario de Ntra. Sra. de la Guardia, donde estuvo el cuerpo de Don Orione y aún se conserva su tumba. También realizamos una celebración que concluyo subiendo a la torre del Santuario, bien cerca de la Madonna Della Guardia, a 60 mt de altura. También fuimos al Paterno, casa madre de la Obra Don Orione. Allí recorrimos el cuarto de Don Orione y estuvimos frente a la imagen de la Virgen a la cual le confió las llaves del oratorio. Visitamos la catedral y recorrimos el cuarto donde se dio origen al primer oratorio, la piedra angular de la congregación como decía Don Orione. Después visitamos el seminario diocesano donde Don Orione realizó su camino al sacerdocio. Allí compartimos la misa con el Obispo, que bendijo especialmente a los seminaristas presentes. Por ultimo visitamos la capilla donde Don Orione fue ordenado sacerdote.

Compartimos también una mañana con las hermanas mayores en la Casa Madre, donde compartimos el testimonio vocacional de la Hna. Ma. Antonina y la misa con el vicario general, don Aquile Morabito. Esa noche realizamos un momento celebrativo, donde comenzamos adorando la Cruz en la capilla de la Casa Madre, donde Don Orione rezaba misa. Luego fuimos en peregrinación al Santuario, donde adoramos el crucifijo de Don Orione e hicimos un hermoso gesto de fraternidad frente a su cuerpo, uniéndonos a los jóvenes orionitas de todo el mundo.

Visitamos la casa de las sacramentinas no videntes, casa que está en medio de un bosque. Luego de la celebración iniciamos el camino de la caridad, el cual concluyo en el Pequeño Cottolengo de Tortona, que tiene niños desde 8 meses a 40 años. Por la tarde viajamos al Monasterio de San Alberto de Butrio, lugar donde vivió por más de 40 años el Siervo de Dios Fray Ave Maria.

En nuestro último día de encuentro fuimos a Génova, donde visitamos primero la capilla de la Aparición, en la cual se encuentra la estatua de Don Orione rezando de rodillas en la puerta. Allí nos encontramos con los jóvenes italianos que estaban teniendo su encuentro nacional. Luego fuimos todos juntos al Santuario de Nuestra Señora de la Guardia, a 800 metros de altura y celebramos misa.

Luego de vivir una de las experiencias más hermosas de mi vida, si tuviera que resumir que me llevo de este viaje es precisamente este mensaje de Don Orione: "Ir por todo el mundo a difundir la caridad".

 

TOP