Miércoles de Cenizas, comienzo de la Cuaresma

miercoles de cenizas 02

(01/30/2017) El Papa Francisco en su mensaje para la cuaresma de este año hace referencia a la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro (cf. Lc 16,19- 31). En su mensaje el Papa señala que “la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo”.

En la parábola se presentan dos personajes principales: el pobre que “se encuentra en una situación desesperada y no tiene fuerza ni para levantarse, está echado a la puerta del rico y come las migajas que caen de su mesa”, y un hombre rico del cual no se menciona el nombre y que está tan preocupado de sí mismo que la presencia del pobre Lázaro le resulta invisible.

Podríamos decir que esta escena es el la antítesis de lo que sucede cuando la Divina Providencia obra en nuestra vidas. El rostro invisible de nuestros hermanos que sufren vuelve a hacerse palpable cuando nos dejamos iluminar por la Palabra de Cristo. Es ese el momento donde dejamos de preocuparnos excesivamente por nuestro bienestar y movidos por el deseo de hacer el bien a los que más lo necesitan, nos trasformamos en Providencia para ellos.

La cuaresma es un tiempo propicio para abrirnos a los más necesitados y de esta manera hacer visible el amor providente de nuestro Padre que está en el cielo.

"¡Oh, Santa y Divina Providencia! Inspiradora y madre de esa caridad que es la bandera de Cristo y sus discípulos: anima Tú, consuela y recompensa con creces en la tierra y en el cielo a todos los que en nombre de Dios hacen de padre, madre, hermanos o hermanas de todos los desvalidos."

Don Orione, 20-VI-1927

Por p. Gustavo Aime, Superior Provincial de la Obra Don Orione en Argentina

TOP