Más manos providentes para el Cottolengo de Avellaneda

Mas manos providentes para el Cottolengo de Avellaneda

 

(20/03/2017) El pasado 16 de marzo, día en que celebramos al Cura Brochero, se realizó la reinauguración de la Sala de Kinesiología e Hidroterapia del Pequeño Cottolengo de Avellaneda.

En un momento lleno de alegría por ver concretadas las obras del lugar, la hermana Karina Rodríguez quién está a cargo de la dirección del Cottolengo, agradeció a Dios y la generosidad de los amigos de Don Orione que hicieron el aporte necesario para terminar las mejoras.

El padre Pablo Almada bendijo la Sala que lleva el nombre del Cura Brochero, y destacó la desinteresada colaboración que se hizo providencia para todas las chicas que cuentan con este espacio para mejorar su calidad de vida.

Dichas mejoras ya habían comenzado meses atrás, según relató Diego Zotta, Coordinador Técnico del Cottolengo, con el trabajo del Personal de Mantenimiento de la Casa que colaboró con mucho entusiasmo buscando lo mejor para las residentes.

Como broche final restaba reemplazar el cielo raso del sector de la piscina por uno cuya tecnología le permitiese resistir mejor la humedad del ambiente y cuidar la salud de las residentes.

Dentro de los presentes, se encontraba Balvina, quien vive en el Cottolengo de Avellaneda desde hace muchos años, y hace 6 meses recibió la generosa donación de una silla de ruedas especial adaptada particularmente para ella.

Balvina tuvo oportunidad de agradecer con mucha alegría a quienes ayudaron a con esta silla que mejora sustancialmente su calidad de vida, permitiéndole realizar actividades con mayor autonomía.

“Damos gracias a Dios por tantas manos generosas que se acercan para ayudar” concluyó la Hermana Karina, en una mañana de gran alegría para el Cottolengo de Avellaneda y toda la Obra Don Orione a seguir trabajando en su tarea diaria.

 

Mas manos providentes para el Cottolengo de Avellaneda 00

TOP