"Un suplemento extra de amor por los pobres"

Un suplemento extra de amor por los pobres

(15/11/2017) El domingo 19 de noviembre se llevará a cabo la I Jornada Mundial de los Pobres instituida por el papa Francisco en la clausura del Año de la Misericordia y que llevará por lema: “No amemos de palabra sino con obras”.

“El Papa ha querido instituir esta Jornada Mundial por los pobres para hacernos tomar conciencia de que es una realidad presente y que no podemos dar vuelta la cara. Sabemos que la pobreza está en todo el mundo. Sabemos que la gran fuente de pobreza es precisamente la mala distribución, el egoísmo, el acaparamiento de los bienes materiales, el olvido de los demás”, explicó el Secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

Con su Mensaje, el Papa invita “a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro”, concluyó.

Por su parte el Superior General de la Obra Don Orione, p. Tarcisio Vieira, redactó una invitación para unirse en oración a la intención del Papa en la Jornada Mundial del Pobre 2017.
La invitación es a no quedarse solo con las palabras, sino que la caridad se haga visible en hechos concretos: se pueden juntar alimentos para familias que los necesiten, organizar comederos para personas en situación de calle, visitar los Hogares o Casas de la Obra con donaciones para los internos, ponerse en contacto con los Hogares de Ancianos de la zona y visitarlos llevando alegría y algún regalito... unirse a las iniciativas de cada Parroquia o Capilla, en fin que nuestra ayuda sea vea en las obras.

 

Carta del padre Tarcisio Vieira

Queridos cohermanos y laicos orionitas,
El Papa Francisco nos ha sorprendido de nuevo. Lo había hecho tantas veces al proponer iniciativas siempre nuevas y lo ha hecho otra vez proponiendo la “Jornada Mundial del Pobre”.

Estamos acostumbrados a escuchar sus palabras que nos invitan a andar a las periferias, a hacerse cargo de los más pobres, de los más marginados; lo hemos visto también actuar, como cuando hizo abrir duchas en la columnata de San Pedro para las personas en situación de calle, cuando compartió la mesa con los encarcelados, cuando visito por sorpresa a los discapacitados. Francisco es un maestro para unir la teoría con la práctica, en el hacer que las palabras sean simples de comprender y que sobre todo se traduzcan en realidades concretas.

El Papa Francisco ha invitado a todos los cristianos y a todo el mundo a celebrar una jornada para los que no pueden celebrar. Lo ha hecho tomando inspiración en las palabras de la primera Carta de San Juan «Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras» (1 Jn 3,18). Somos seguidores de Cristo, nos recuerda el Papa, y entonces debemos hacer nuestro su ejemplo. En efecto, como dice también San Juan Dios nos amó primero (cf. 1 Jn 4,10.19); y nos amó dando todo, incluso su propia vida (cf. 1 Jn 3,16). Un amor así no puede quedar sin respuesta. Aunque se dio de manera unilateral, es decir, sin pedir nada a cambio, sin embargo inflama de tal manera el corazón que cualquier persona se siente impulsada a corresponder, a pesar de sus limitaciones y pecados.

Quisimos a propósito dar un poco de espacio a las palabras del Santo Padre tomadas de la introducción de la Carta con la cual convocaba a la Jornada Mundial del Pobre, que se celebrará todos los años el domingo previo a la Solemnidad de Cristo Rey.

Queridos hermanos, permítanme decir que le Papa es orionita, o si se prefiere Don Orione es papalino, porque todos los desafíos que Francisco nos está proponiendo, Don Orione los había ya expresado 100 años antes. Por eso los invito a vivir a fondo esta jornada, con espíritu “orionita” y “papalino”.

Creemos que no es una simple coincidencia que este año la jornada del pobre caiga en la vigilia de nuestra fiesta patronal: Madre de la Divina Providencia. El Papa, esto tal vez no lo sepa, pero nosotros sí, y qué mejor ocasión podríamos tener para festejar, en comunión con el Santo Padre, a nuestra Patrona que es quien hace cosas concretas para sus “pobres” hijos?
Por eso queremos invitarlos a un suplemento extra de amor para aquel día, para testimoniar una vez más que “solo la caridad salvará al mundo”. Cada una de nuestras comunidades religiosas y cada grupo laical sabrá dar una respuesta generosa y concreta al pedido del Santo Padre.

Como nos recomienda el Papa, hagamos que nuestros gestos no sean fruto de un esfuerzo mayor y tampoco de algo muy bien organizado, más bien que sea el fruto de un sentirse inundado y provocado por el Amor de Cristo que desde nuestro interior nos estimula. Por eso, que la fiesta sea preparada sobre todo con la oración, la prueba de nuestro modo de ser “Hijos de la Divina Providencia“ y la renovación de nuestra donación como “Siervos de Cristo y de los Pobres”.

La semana anterior a esta jornada, coincide con nuestro Congreso sobre las misiones (cuánto trabajo se hace por los pobres del mundo!) y también el encuentro de Administradores (instrumento indispensable para un servicio verdadero y duradero para los pobres). Además, justo el 19 de noviembre, 5 Hijos de la Divina Providencia, provenientes de distintas naciones del mundo orionita, serán ordenados Diáconos en Tortona, junto al cuerpo de Don Orione. Que tal evento sea para los clérigos y para todos nosotros un recordatorio de que el sentido de nuestra vida orionita es “diaconal”, o sea “para servir a Cristo en los pobres”.

Concluimos con la recomendación final del Papa Francisco: “es mi deseo que las comunidades cristianas, en la semana anterior a la Jornada Mundial de los Pobres, que este año será el 19 de noviembre, Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario, se comprometan a organizar diversos momentos de encuentro y de amistad, de solidaridad y de ayuda concreta”
Dios bendiga todo lo bueno que puedan hacer,

Fraternalmente,

P. Oreste Ferrari - Vicario general

P. Tarcisio G. Vieira FDP - Director general

 

Un suplemento extra de amor por los pobres

TOP