29 de junio ¡La fiesta del Papa!

29 de de junio 02

(29/06/2018) Como Familia Orionita manifestamos todo nuestro amor por el querido Francisco, tan cercano a nuestra historia y a nuestros Pequeños Cottolengos.

Renovamos hoy nuestra total disposición al Papa, como nos ha enseñado Don Orione, quien escribió a su religiosos:

"Así pues, mis hijos, si de verdad nosotros -por la gracia divina y el amor de Dios y por el amor al Papa y de los obispos y la Iglesia- abrazamos las tribulaciones, las aflicciones y la Santa Cruz de Jesús Crucificado y de su Esposa la Iglesia, [...] sólo entonces comenzaremos a vivir para Jesús y el Papa y seremos y sentiremos verdaderamente con la Santa Iglesia y con el Papa. [...] A Jesús y el Papa se los ama y sirve en la cruz, crucificados con Ellos".

El 29 de Junio la Iglesia celebra, con toda solemnidad, el día del Papa, y recuerda de manera especialísima, a los santos apóstoles Pedro y Pablo, a San Pedro como fundador de la Iglesia instituida por Cristo y a San Pablo, como incansable propagador del mensaje evangélico, ambos hasta dar la vida en el martirio.

Desde los primeros tiempos del cristianismo, San Pedro y San Pablo, son venerados como las primeras columnas de la Iglesia cristiana. Ambos son los fundadores de la Iglesia en Roma, Madre y Maestra de todas las demás comunidades cristianas, y predicaron con gran fortaleza el mensaje de salvación. Con su martirio dieron el supremo testimonio de su fe en Cristo muerto y resucitado.

Pedro fue escogido para ser cabeza de la Iglesia, y ahí en Roma fue el primer obispo y se sentó en la sede para regir y enseñar. Obispo de los obispos, padre y pastor, por eso recibió el nombre de Papa. Pablo, predicador insigne, viajó incansable durante treinta años por todos los pueblos y ciudades del Mediterráneo, llevando el mensaje de salvación.

Este día, 29 de junio, también es conocido en el mundo católico como el Día del Papa.

En esta Jornada del Papa los fieles están invitados, de manera especial, a meditar en el ministerio del Sucesor de Pedro, el Papa Francisco, a orar por él y a contribuir a su misión evangelizadora y de caridad.

El Romano Pontífice, como Sucesor de Pedro, es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad así de los obispos como de la multitud de los fieles. Es Pastor de toda la Iglesia y tiene potestad plena, suprema y universal. Es el Vicario de Cristo.

Ya en la primera hora de la Iglesia, cuando Pedro estaba en la cárcel, toda la comunidad oraba insistentemente a Dios por él (cfr. Hc 12, 59).

Hoy toda la Iglesia tiene el deber de orar por el Papa Francisco. Cuando se reza por el Sucesor de Pedro, que “preside la caridad de todas las Iglesias”, como afirmó San Ignacio de Antioquia, se pide que la Iglesia se mantenga fiel a su magisterio, para que, como los primeros cristianos, cada católico viva como hermanos arraigados firmemente en el amor y en la caridad.

¡¡¡Feliz día Francisco!!!

TOP