Hace 97 años, Don Orione abría su corazón a la Argentina

La Virgen de la Guardia le da la iglesia ya hecha a Don Orione 02

 

(11/02/2019) El 11 de febrero de 1922, Don Orione junto a los primeros misioneros italianos tomaban posesión de la primera casa de la Congregación en la Argentina, en Victoria (Pcia de Buenos Aires). Allí, Don Orione puso la sede de su Obra.

La familia orionita comenzó en Argentina a partir de una parroquia, que desde principios del siglo veinte, era tan sólo una iglesia abandonada ubicada en el pueblo de Victoria, al norte de la Capital Federal.

En su primer viaje a Buenos Aires a fines de 1921, Don Orione recibió el pedido expreso de Monseñor Alberti, obispo de La Plata, de recorrer el lugar. Quedó extasiado al hallar en el interior del templo una imagen de la Virgen de la Guardia, por la cual guardaba una especial devoción: "¡Es la Virgen de la Guardia! Vine a la Argentina con la intención de edificar una iglesia a la Virgen, pero la Virgen fue más diligente que yo y me la da ya hecha".

La providencial presencia de aquella bella imagen había tenido que ver con la iniciativa de don Francisco Cervetto, vecino destacado de la incipiente comunidad, quien la había mandado traer desde Génova. Lo que seguramente jamás habría imaginado es que al poco tiempo un santo se inclinaría extasiado a los pies de esa imagen de la Virgen y que el templo, recientemente inaugurado, habría de ser puesto, algún día, bajo su advocación.

Fue la presencia de la Virgen, a la vez que el desafío por evangelizar a un pueblo de no más de 400 habitantes -muchos de ellos adversos a la fe- lo que decidió a Don Orione a plantar su Congregación en nuestras tierras.

Finalmente, el 11 de febrero de 1922 el mismo Don Orione junto al Padre José Zanocchi, llamado por el fundador para que viniera a la Argentina y ser su primer sucesor aquí, se hizo cargo de la iglesia, que años más tarde sería erigida como "Parroquia Nuestra Señora de la Guardia".

TOP