fbpx

Con los santos, construyamos un puente entre el cielo y la tierra

Con los santos construyamos un puente entre el cielo y la tierra 01

 

(30/10/2020) El Movimiento Laical Orionita invita a toda la Familia de Don Orione a sumarse a la oración comunitaria en la celebración de todos los santos, el próximo domingo 1 de noviembre. En su última comunicación hace llegar la invitación y la oración que compartimos a continuación.

Queridísimas hermanas y queridos hermanos, aquí estamos de nuevo juntos, después de mucho tiempo de espera. Al retomar nuestro diálogo no podemos dejar de tener en cuenta el contexto histórico que vivimos, con los esfuerzos y sufrimientos provocados por la pandemia y con las consecuencias relacionales y sociales que están orientando nuestra vida cotidiana de otra manera.

En el camino 2017/2020, la fecha del 1 de noviembre, fiesta de todos los santos, se identificó como una ocasión oportuna para que las Familias Carismáticas puedan unirse espiritualmente en una oración común.

Cualquiera que pertenezca a la Familia Carismática podrá hacerlo cuando quiera el 1 de noviembre. Así, juntos, construiremos un puente entre la tierra y el cielo, en profunda comunión con todos nuestros santos fundadores y fundadoras.

 

Oración de las Familias Carismáticas

Te damos gracias, Padre Santo por habernos llamado a vivir la espiritualidad de comunión y de diálogo, en y entre las Familias Carismáticas, donde nos encontramos, hermanas y hermanos, en el deseo de caminar juntos, con actitud contemplativa ante Tu sabiduría y agradecimiento por el don común de la vocación y misión.

Te pedimos Señor Jesús, por intercesión de María Santísima, Madre de las Familias Carismáticas, la gracia de testimoniar nuestra fe en el permanente servicio de la caridad para la construcción del Reino de Dios, siguiendo el camino iniciado por nuestros santos fundadores y fundadoras y, como la Sagrada Familia de Nazaret, revelar el inmenso misterio del don de tu amor, generador de vida y esperanza.

Ven Espíritu Santo y concede a cada una de nuestras Familias la gracia de ser don recíproco, apoyo seguro en la hora del dolor, fortaleza en la oración, lugar donde compartir la alegría profunda de vivir por la Iglesia, por la humanidad, por la fraternidad universal, por la unidad pedida por Jesús al Padre.

Que nuestros santos Fundadores y Fundadoras nos ayuden a continuar alimentando la fecundidad del Carisma, nos sostengan en la fidelidad, nos hagan crecer en la fe y nos conviertan en testigos de Amor y Santidad. Amén.

 

 

TOP