fbpx

Mate y encuentro de Francisco con dos novicios orionitas

Mate y encuentro de Francisco con dos novicios orionitas

 

(04/06/2021) Al final de la audiencia general del miércoles 26 de mayo, el Papa Francisco se detuvo para saludar a las personas que lo esperaban. Entre ellos también se encontraban los novicios orionitas del Noviciado de Velletri. Entre ellos se encontraban Braian Nahuel Pérez de Argentina y Sebastián Antonio Vega Selaive de Chile, que le ofrecieron un mate que el Santo Padre aceptó con gusto.

Braian nos dice: “Ve, llena tus pies de tierra y asegúrate de que tu panza se ponga verde de mate, conversando con la gente, queriendo a la gente [...] ”. Con estas palabras el beato mártir Enrique Angelelli exhortaba a los pastores de su pueblo.
El mate siempre está presente en todos los hogares, es capaz de reunir a jóvenes y mayores, familiares y amigos; hacer hablar a los que no se hablan y hacer reflexionar a los que están solos. El mate es por tanto, una hermosa manera de representar la cultura del encuentro propuesta por el Papa Francisco desde el inicio de su ministerio petrino.”

“El miércoles pasado fue precisamente el mate la ocasión de encontrarme con el Santo Padre e intercambiar unas palabras con él - cuenta Braian -. Es el mate que usé con la gente del barrio o con los chicos de Don Orione en Córdoba, es decir, el mismo mate que lleva dentro tantas historias, tantas caras, tanta vida compartida. Por tanto el encuentro con el Papa Francisco en su sencillez (como nuestro Papa es sencillo), fue de enorme profundidad especialmente en sus gestos: Francisco se detuvo, tomó el mate, nos escuchó, nos habló y nos bendijo. Gestos imprescindibles para beber mate con alguien, todas las acciones necesarias para hacer realidad la cultura del encuentro. ”

El novicio de Don Orione hace entonces una pausa para reflexionar sobre los términos que caracterizaron este encuentro: "Pararse a compartir la existencia, a tomar conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor, llevar a experimentar, tocar, escuchar para poder compartir alegrías, dolores, ilusiones y preocupaciones de aquellos con quienes compartimos el camino hablamos para consolar, alentar, aconsejar y bendecir. Así fue mi experiencia con el Santo Padre, fugaz pero profunda, una experiencia de mateada, una experiencia de la cultura del encuentro, una experiencia de la Iglesia. ”

"Que nosotros también – concluye Brian -, como exhortaba el Beato Angelelli, podamos asegurarnos de que" la barriga se ponga verde de mate "(o lo que sea similar en nuestras culturas), para llevar el Evangelio de Jesús y dejar que todos experimenten la maternidad de la Iglesia y la ternura de la Providencia, como hizo Don Orione, como Francisco nos invita a hacer. ¡Ave María y Adelante!."

TOP