fbpx

Concretamos un sueño que permite una mejor atención de nuestros residentes

 

UNIDAD DE CUIDADOS ESPECIALES EN CLAYPOLE

El Pequeño Cottolengo Don Orione inauguró la Unidad de Cuidados Especiales "Artémides Zatti", un nuevo espacio destinado al cuidado de la salud de las personas con discapacidad.

 

Por Hugo Ortiz*

El 13 de abril, día del aniversario de sacerdocio de nuestro padre fundador san Luis Orione, fue una hermosa jornada para el Pequeño Cottolengo Don Orione de Claypole porque se inauguró la Unidad de Cuidados Especiales "Artémides Zatti", un nuevo espacio destinado al cuidado de la salud de las personas con discapacidad residentes en el cottolengo.

Las instalaciones llevan el nombre en honor del hermano coadjutor salesiano que fuera conocido como el “enfermero de la Patagonia”, desarrollando su vocación con amor y vocación de servicio en el sur de nuestro y que se encuentra próximo a ser declarado santo por el papa Francisco.

La nueva Unidad de Cuidados Especiales dispone de 12 camas en 8 habitaciones con baños privados adaptados; grúas de elevación de pacientes; calefacción y refrigeración centrales; servicios médicos de aire, oxígeno y aspiración centralizados en cada cabecera; amplios pasillos; consultorio médico; oficce de enfermería; circuito de cámaras de seguridad y dependencias de servicios generales.

Su construcción fue posible gracias a la Providencia de Dios expresada en el aporte de la Fundación Pedro F. Mosoteguy y la Fundación Hermanos Agustín y Enrique Rocca, junto a la colaboración de donantes particulares.

En el acto de inauguración estuvieron presentes el intendente municipal de Almirante Brown Juan Fabiani, junto a otras autoridades del municipio, Anses, Pami y proveedores de servicios, junto a nuestros residentes, empleados, profesionales, voluntarios/as, religiosas/os y directivos de la Obra Don Orione.
La bendición de las nuevas instalaciones la realizó un entrañable amigo de la Obra Don Orione: Mons. José María Arancedo, y el corte de cintas estuvo a cargo del intendente Fabiani, junto a junto a Roberto Ramírez, en representación de los residentes, y Denisse Herrera, enfermera, en nombre de los profesionales y empleados del cottolengo.

 

Emoción y agradecimiento

Durante el acto tomó la palabra el director Médico del Pequeño Cottolengo Dr. Jorge Omar Palmieri, quien destacó la alegría del momento e invitó a hacer una reflexión de cómo se llegó a la inauguración de la Unidad de Cuidados Especiales. Recordó la angustia vivida durante la pandemia por la salud de los residentes y recordó que eso impulsó al Equipo de Conducción a asegurar la máxima atención y cuidados para ellos. "Por esto ‒dijo el Dr. Palmieri‒ el principal agradecimiento es hacia el espíritu de Don Orione, que alentó a los bienhechores a lograr esta obra y que permite que en el cottolengo se hagan cosas que van mucho más allá de lo exigible en favor de quienes viven aquí".

A continuación, se hizo una explicación detallada de las nuevas instalaciones que estuvo a cargo del director de la Obra Civil Arq. Rubén Omar Figueroa, quien destacó que no es habitual poder trabajar en una obra de estas características, donde lo que se construye es más que un edificio.

"Es un alto honor ver un sueño realizado que tanto deseamos", dijo luego la coordinadora del Servicio de Enfermería del turno tarde Lic. Elsa María Velez. Con mucha emoción, Elsa agradeció en nombre del personal y de los residentes "a todos quienes colaboraron porque esta obra que nos llena de orgullo nos permite dar una mejor calidad de atención al residente, que es lo más importante".

Antes de la bendición de las instalaciones y el corte de cinta, el intendente municipal de Almirante Brown Juan José Fabiani tomó la palabra para expresar su felicitación y agradecimiento a la Obra Don Orione y a quienes la hicieron posible en nombre de todo el equipo municipal. "Nos damos cuenta de que en Don Orione son de hacer siempre cosas que van más allá de lo exigible. El trabajo que hacen es admirable, lo decimos siempre. El cottolengo es un orgullo, una joya dentro de Almirante Brown, y solo podemos agradecer el trabajo que hacen y que nos inviten a compartirlo. Felicitaciones por este nuevo logro. Creo que Don Orione está viendo que continúan su legado".

Inmediatamente, Mons. José María Arancedo llevó adelante la bendición de las instalaciones: "Queridos hermanos, asistimos a un acontecimiento que hace a la historia del carisma de Don Orione. Su espíritu edificó una obra y hoy nosotros actualizamos y continuamos ese carisma, con su particular sensibilidad hacia el dolor". "Don Orione ‒continuó Mons. Arancedo‒ congrega y convoca con un ánimo de amor, servicio y solidaridad. No olvidemos nunca de continuar este clima de amor que se vive en el Cottolengo y que permitió llegar a esta realidad. Pidamos al Señor que bendiga estas instalaciones que son para los privilegiados de Dios".

Se hizo el corte de cinta para poner la nueva obra al servicio de los residentes y los presentes pudieron recorrer las instalaciones. A cada paso se sentían las palabras agradecidas de Don Orione:
“A todos cuantos presten su colaboración al Pequeño Cottolengo Argentino,
conceda el Señor el ciento por uno en la presente vida, y eterna recompensa
en el Cielo”.
¡Ave María y adelante!

 

* Encargado de comunicación Pequeño Cottolengo Claypole (textos y fotos)

 

.

TOP