fbpx

Caminando juntos en las periferias para abrazar la vida como viene

Caminando juntos en las periferias para abrazar la vida como viene

 

PASTORAL ORIONITA DE ADICCIONES

Una mano extendida para acariciar a una persona que quiere vivir con dignidad.

 

Los días 5 y 6 de febrero de 2022 se realizó el segundo encuentro de la Comisión de Laicos y Laicas de la Pastoral Orionita de Adicciones, en la casa de encuentros “El Noviciado” de Claypole. "Nos volvimos a juntar después de casi dos años por el tema de la pandemia. Nuestra primera reunión había sido en febrero del 2020, por eso este encuentro era muy esperado por todos", señala el coordinador de la POA Emanuel Salinardi.

Durante todo ese tiempo, el equipo armó varias tele reuniones, "pero ‒dice Emanuel‒ se nos complicaba muchísimo trazar estrategias para caminar juntos, justamente por el hecho de que teníamos que responder a las demandas de cada una de las parroquias".

En este encuentro participaron las comunidades parroquiales de Sagrado Corazón de Jesús, Claypole; Nuestra Señora de Luján, Claypole; Nuestra Señora de los Desamparados, Córdoba; Inmaculada Concepción de María, Barranqueras; Nuestra Señora de Itatí, Sáenz Peña; y Nuestra Señora de la Guardia (Capilla Medalla Milagrosa), Victoria. Se unieron a la distancia y en la oración las parroquias San Juan Evangelista, Rosario, y San José/Comunidades del Sur, Mar del Plata.

Seguir presentes en las nuevas periferias

"Estos encuentros nos permiten pensar, planificar, ver como estamos en cada en cada parroquia, como está cada referente y como viene caminando la Pastoral en cada comunidad", dice Emanuel.

Hubo que retomar conversaciones sobre propuestas que se habían votado y que debían revisarse ‒luego de dos años‒ para saber si aplicaban al escenario actual. "Pudimos llegar a una reflexión muy linda: que el caminar en las periferias trae consigo el caminar juntos y para eso tenemos que llegar a consensos, tenemos que hablar, debatir, y que todo eso lo vivamos como un valor", expresa Emanuel.

En este espíritu, se revisó la estructura de trabajo y se decidió que no haya un solo referente por comunidad, sino que lo puedan acompañar tres vocales para que los intercambios en los equipos se enriquezcan. Una primera muestra de esto fue una actividad durante el mismo encuentro, cuando cada comunidad presente tuvo que generar propuestas que se llevaron a una mesa redonda para discutirlas entre todos los participantes y, después, pasar a votación.

El trabajo permitió enriquecer la respuesta que cada comunidad creyó oportuna para su realidad con el aporte de otras experiencias, otras miradas, pero con el mismo espíritu orionita.

Nuevos pasos

La Pastoral Orionita de Adicciones es un espacio que congrega, convoca e invita a los agentes pastorales de todas las comunidades parroquiales que se sientan llamadas a acompañar la vida "de los más últimos de los últimos, de los más descartados", personas atravesadas por el consumo problemático de sustancias y por diversas vulnerabilidades sociales que están asociadas al consumo. Es una propuesta abierta para que las comunidades parroquiales orionitas se organicen y caminen en clave de ser "una Iglesia en salida", como pide el papa Franciscso.

"Buscamos un espacio y una forma de encarnar la práctica de Jesús y de Don Orione en los tiempos actuales, o por lo menos queremos aproximarnos a eso", comparte Emanuel. Por esto, es importante saber que la POA no tiene como objetivo pastoral abrir Hogares de Cristo, sino que apunta a organizar servicios de caridad ‒más simples o más complejos‒ que acompañen la vida de quien está atravesado por esta problemática. "Si es un centro barrial ¡bárbaro!", dice Emanuel, pero enseguida señala: "Puede tomar otra forma, como un espacio de taller terapéutico o de costuras, o un centro de escucha, o duchas, o escuelita de fútbol, no importa el formato, sí importa el espíritu que atraviesa esas respuestas pastorales que no tiene como único objetivo la apertura de hogares".

La singularidad de cada realidad comunitaria definirá cómo contener y acompañar a quien lo necesite. Eso sí: lo que siempre debe sentirse es que se está "a la cabeza de los tiempos" en la cercanía de los hermanos.

Actualmente, la POA tiene presencia pastoral en nueve parroquias: la última en sumarse es San José Benito Cottolengo de Tucumán, que se incorporó en marzo pasado. "Vamos creciendo en nuestras respuestas. El segundo Hogar de Cristo de la Obra Don Orione está en Barranqueras desde el año pasado y nos preocupa nuestra capacitación, para lo que ya diseñamos un espacio formativo intensivo durante las vacaciones de invierno en Claypole, y empezamos a trabajar en el tercer encuentro que haremos en Córdoba, en el mes de octubre. Son todos signos de un caminar que debemos entender como una respuesta a un problema social que atraviesa a muchísimas personas. Nosotros, desde la POA, somos apenas un simple instrumento, una mano extendida, que solo tiene razón si esa mano acaricia a una persona que quiere vivir con dignidad".

 

TOP