fbpx

Enseñar con la tiza y el corazón

Ensenar con la tiza y el corazon

 

Nuestros colegios resguardan historias de muchísimos docentes que ejercieron su vocación de forma ejemplar. Como la de Jorge Planjar, maestro, directivo y consejero orionita en el aula y la comunidad de Sáenz Peña.

Por Lic. Pablo Wiernes

 

En la vida de Jorge Planjar aparecen dos trazos indelebles: la educación y Don Orione.

Nació en Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, el 4 de febrero de 1947. Su historia orionita comienza en 1961 cuando ingresa como pupilo ‒su familia vivía en Concepción del Bermejo, a 60 kilómetros‒ en el Nivel Secundario del Colegio Don Orione de Sáenz Peña. Recibió la formación de excelentes profesores como Miguel Mykycej (sacerdote y maestro de grado), Arturo Mustacchio (sacerdote y profesor de química), Edgardo Perrín (profesor de inglés) y Jorge García (profesor de matemática), entre muchos otros. Ya entonces el Colegio Don Orione se destacaba por brindar una formación integral, académica y pastoral.

En 1965 Jorge egresa con el título de Maestro Normal Nacional, siendo parte de la segunda promoción de la institución. Al siguiente año comienza a trabajar como preceptor en el Nivel Secundario y en 1967 ya como maestro de grado y asistente de pupilos.

Durante el servicio militar en Puerto Belgrano, Buenos Aires, se ofrece como maestro para dictar clases a chicos analfabetos, gracias a lo cual, tiempo después, lo premian para realizar un viaje a Europa en un buque de la Marina Argentina. Esa impronta de servicio, tan orionita, lo acompañaría en toda su carrera docente.

En 1970 regresa a su ciudad y continúa trabajando en el Colegio Don Orione como maestro y preceptor. Allí conoce a Alicia Viganotti, también docente de la institución, con quien se casa en 1973 y forman una hermosa familia con sus hijas Patricia y Adriana.

Los pasos de Jorge en las aulas son guiados por el padre Mykycej, junto con su compañero y amigo Enrique Jurasek (profesor y director del Nivel Secundario desde 1983). Fueron años de labor incansable para acompañar a los estudiantes en su formación intelectual, cultural, deportiva, moral y espiritual.

 

Ensenar con la tiza y el corazon

 

En 1992 Jorge es designado director del Nivel Primario del colegio Don Orione de Sáenz Peña, en reemplazo del padre Mykycej, quien al año siguiente pasaría a ser obispo de la Eparquía para los ucranianos en Argentina. Desde su cargo de director se dedicó a trabajar en propuestas curriculares innovadoras, llevando a la escuela a participar de encuentros, salidas, campamentos y viajes de estudio a muchos lugares del país. Son muy recordados, por ejemplo, las visitas a campos de diferentes lugares del Chaco, movilizando a más de 500 estudiantes para observar, por ejemplo, las cosechas de algodón de una provincia pujante para ese entonces, con la novedad de las primeras máquinas cosechadoras en funcionamiento.

Los años fueron transcurriendo y en marzo de 2013 Jorge se acoge a los beneficios de la jubilación y asume el cargo de Representante Legal de la Unidad Educativa de Gestión Privada N° 55 Don Orione, donde se desempeñó hasta fines de 2021. Fueron años de una gran mejora edilicia y un crecimiento institucional constante.

Cuando la tarea de educar se ejerce con la tiza, pero también con el corazón, un lazo invisible sigue uniendo al maestro y su escuela. Por eso, hoy Jorge sigue vinculado con su querido Colegio Don Orione, al que considera como su segundo hogar.

¡Gracias, Jorge, en nombre de tantas promociones de niños y jóvenes y de tantos compañeros tuyos, a los que dedicaste siempre con cariño y apertura tu atención y tus conocimientos, experiencias y vivencias! Sabemos que todo ello está guardado en tu corazón.

 

Ensenar con la tiza y el corazon

TOP