fbpx

En el pueblo de la Virgen, una escuela muy especial

En el pueblo de la Virgen

 

El Instituto Especial 3 Don Orione de Itatí, Corrientes, atiende una difícil realidad social y necesita ayuda para incorporar tecnología educativa.

Por Any Maidana, directora del IE 3 Don Orione

 

En el pueblo de la Virgen de Itatí, un área muy importante de la demanda educativa es atendida por el Instituto Especial Don Orione. Reconocido en el ámbito oficial provincial como el I.E.3 Don Orione, satisface necesidades educativas de los residentes del Pequeño Cottolengo itateño y también de niños y jóvenes que provienen de las familias de la ciudad. Actualmente son 61 alumnos los que concurren en turnos mañana y tarde.

Junto con los objetivos educativos específicos, como Escuela de Educación Especial nuestro Instituto también desempeña un activo rol como agente evangelizador, con la impronta orionita de servir a los hermanos más desamparados.

La Divina Providencia dispone objetivos que trascienden los planes humanos. Así ocurrió en el origen de nuestra escuela.

En la década del 80, el sistema educativo provincial había incorporado las funciones de maestras domiciliarias y maestras hospitalarias. Dos docentes de esas especialidades fueron orientadas por los funcionarios educacionales de entonces a prestar servicios a los residentes del Cottolengo. La iniciativa contó con un entusiasta apoyo de religiosos y religiosas orionitas.

De ese esfuerzo conjunto surgió muy pronto la necesidad de extender el servicio a la comunidad local, en la que no existía ninguna escuela de educación especial. Las gestiones tuvieron una inmediata respuesta positiva y fue así que el 22 de mayo de 1984 se decretaba la creación del Instituto Especial Don Orione.

 

En el pueblo de la Virgen

 

Nuevos pasos

En estos 38 años de funcionamiento institucional, la Divina Providencia ha permitido importantes mejoras en el servicio educativo. Se abrieron secciones, se incorporaron docentes y, sobre todo, se ha creado una atmósfera de interrelación activa con las familias de los alumnos y con los responsables del área social de la localidad.

Nos llena de orgullo que nuestra escuela sea hoy reconocida por cumplir con eficiencia sus propósitos educativos y evangelizadores; sin dejar de lado la acción social, de mucho requerimiento ante el contexto actual de la comunidad a la que atiende.

Pero animados por el espíritu de Don Orione de estar "a la cabeza de los tiempos", comenzamos una nueva etapa camino a nuestros 40 años, en la que nos proponemos fortalecer en las aulas la implementación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Es un paso indispensable para que nuestros alumnos sumen nuevas capacidades que les permitan su plena integración a la sociedad.

Para seguir adelante precisamos contar con los recursos tecnológicos que nos permitan la implementación curricular y extra programática de actividades. Recién estamos dando los primeros pasos. Por eso, confiamos en la oración a la Virgencita de Itatí para que, como siempre, toque los corazones de quienes vean en esta obra un lugar donde convertirse en Providencia.

 

En el pueblo de la Virgen 03

TOP