fbpx

La calidad de vida de los residentes en el centro de todas las obras

La calidad de vida de los residentes en el centro de todas las obras

El Cottolengo de General Lagos tiene más de medio siglo de servicio a las personas con discapacidad. Cuidar la calidad de ellas es parte central de su misión. La renovación integral de la red de gas es una obra prioritaria para cumplir con ese objetivo.

 

El 11 de junio de 1964 abrió sus puertas el Pequeño Cottolengo Don Orione de General Lagos en un predio de 16 hectáreas ubicado a 27 kilómetros al sur de Rosario, Santa Fe, en una zona rural que, poco a poco, se va haciendo suburbana. Hoy cuenta con 4 hogares en los que residen 91 personas (edad promedio de 54 años) con discapacidad física y/o mental de distinta gravedad y cuyos requerimientos de asistencia son muy variados.

Buscar día a día la mejor calidad de vida de quienes viven en el Cottolengo incluye una gran diversidad de actividades. En todas, la centralidad la ocupa la persona, sus gustos y características. Las instalaciones y el equipamiento de la casa que los cobija es parte de esa calidad de vida.

Por esto, la renovación integral de la red de gas del Pequeño Cottolengo Don Orione de General Lagos, es una obra desafiante: por su envergadura y su costo, pero, sobre todo, porque es una obra necesaria para atender debidamente la calidad de vida de quienes residen y trabajan allí.

 

La calidad de vida de los residentes en el centro de todas las obras

 

El proyecto

La red actual de gas, desde los medidores hasta las dependencias del Cottolengo, se extiende por 750 metros y tiene una antigüedad de más de 30 años. La misma fue diseñada con los materiales apropiados y los elementos de seguridad exigidos al momento de su construcción.

El paso del tiempo obliga a realizar un mantenimiento continuo de la casa. Las revisiones constantes a cargo del personal detectaron que la red de gas presentaba un importante deterioro que, de no solucionarse, podría afectar el rendimiento de la provisión de ese recurso natural, con el correspondiente perjuicio económico, junto al no menos importante impacto en el medio ambiente y determinadas cuestiones de seguridad.

La evaluación final indicó la necesidad de encarar su renovación. Así, se elaboró un proyecto de obra que incluye el tendido principal, la construcción de cabina para nuevos medidores y de subestaciones en cada dependencia: cuatro Hogares donde viven los residentes, la cocina central, la dirección, el salón de usos múltiples y el Centro de Día. Junto con esto, se evaluó como necesaria la construcción de la red interna en cada una de esas dependencias.

El proyecto contempló el diseño y la construcción de diferentes instalaciones, junto a la confección y presentación de planos, provisión de materiales, pruebas de hermeticidad y habilitación por parte de la autoridad competente.

 

La calidad de vida de los residentes en el centro de todas las obras

 

Al día de hoy, ya se ha concretado el tendido principal de 500 metros de ramal (90 mm) y de 250 metros de ramales secundarios (63 mm), vinculando la Cámara Reguladora Principal con las dependencias.

El detalle de las obras faltantes incluye:
- Cámara Reguladora que reemplace los medidores existentes, con su puesta en funcionamiento según normativa vigente.
- Las 8 subestaciones normalizadas con sistemas de seguridad en cada una.
- La red Interna de cada una de las 8 dependencia: construcción exterior, tendido de hasta 30 metros de cañería y una boca.

La ayuda generosa de nuestros bienhechores nos permitió encarar la primera etapa de las obras. La continuidad del proyecto requiere de nuevos fondos. Confiamos en que la Providencia concretada en instituciones y personas amigas de Don Orione nos permitirá seguir adelante. En la puerta del Pequeño Cottolengo los esperan las sonrisas y abrazos de nuestros residentes.

 

La calidad de vida de los residentes en el centro de todas las obras

TOP