fbpx

Semana Social: Obispos llaman a "remar juntos" hacia la unidad

Obispos llaman a remar juntos hacia la unidad

 

 

(08/07/2020) La Semana Social 2020, en modalidad virtual, comenzó con un llamado de los obispos Oscar Ojea y Jorge Lugones a "remar juntos" hacia la unidad, para repensar la economía y atender las desigualdades.

La Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas) inauguró este lunes la tradicional Semana Social, por primera vez en modalidad virtual, con la consigna "Nadie se salva solo. Es tiempo de actuar ahora para el futuro".

En el acto de apertura, que se transmitió por Youtube, participaron el obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea, y el obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Cepas, monseñor Jorge Rubén Lugones SJ.

Monseñor Ojea se refirió a la nueva ética del sistema financiero que propugna el Papa Francisco. "He aquí que nos encontramos frente a esta pandemia, una suerte de noche, de tinieblas, todos en la misma barca”, afirmó en relación con la crisis que vive el mundo.

El prelado dijo que lo primero que le surge es que han quedado expuestas las falsas seguridades en las que habíamos construido nuestras agendas. El segundo mensaje, sostuvo, es animarse a ser creativos incubando la posibilidad de un mundo distinto. En tercer lugar, generar una nueva conversión para dejar de idolatrar el dinero y el consumo. “En cada crisis sale lo mejor y lo peor de cada uno”, señaló.

Monseñor Ojea llamó a hacer un esfuerzo de unidad y “dejar el internismo” y formuló una crítica severa a los medios de comunicación, al sostener que “tenemos una prensa amarilla para la que la grieta vende”.

El presidente de la CEA planteó que la situación de los desocupados, del hambre, de la marginalidad requiere la unidad de pensamiento, por lo que consideró que el objetivo es trabajar juntos para lograr una unidad poliédrica, como define el Papa, una unidad con los que piensan distinto.

Agregó que el Estado, lógicamente, no puede estar ausente en una situación como la que padecemos, pero no todo puede venir del Estado. “Hay experiencias conmovedoras en nuestro pueblo que se brindan por el prójimo en la adversidad”, aseguró.

Para finalizar, monseñor Ojea manifestó que “es momento impostergable de repensar la economía y los valores culturales de nuestra sociedad”.

Por su parte, monseñor Lugones adviritió que “la pandemia ha puesto en evidencia la enorme cantidad de excluidos o descartados del sistema, como dice el papa Francisco, que hoy requieren de cuidados y atención, además de oportunidades para el futuro", por lo que pidió: "No caigamos en las mezquindades que nos han llevado a visualizar en esta pandemia las desigualdades que hemos generado”.

“América latina no es el continente más pobre pero sí el más desigual. La Argentina no es una excepción, la pandemia ha manifestado todas las desigualdades, desigualdad educativa, desigualdad sanitaria, desigualdad de conectividad, desigualdad en la bancarización, etc.”, puntualizó.
El presidente de la Cepas consideró que “más que nunca es necesario repensar la economía con rostro humano para el escenario post pandemia”, y enfatizó: “Una economía que ponga el centro de la atención en las personas, en la dignidad del trabajo, en el diálogo como factor articulador de las diferencias políticas y sociales. En una economía de la producción y el consumo antes que en una economía de la especulación”.

Monseñor Lugones sostuvo que urge deponer “odios que nos despersonalizan, distanciamientos ideológicos y acusaciones constantes que no hacen más que generar enemistad, descalificación, mediocridad y culpabilizaciones sin solución”.

“Estamos en una coyuntura donde la creatividad de todos debe poder ayudarnos recíprocamente, será posible con la participación de todos los sectores, como podremos encontrar los mejores caminos de salida, ya que -como dice el papa Francisco- ‘estamos todos en la misma barca’ y sólo saldremos juntos”, concluyó.

El primer panel central: “Es tiempo de actuar ahora para el futuro” estuvo a cargo de monseñor Gustavo Oscar Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires; el dirigente social Juan Carr; Miguel Besso, ex presidente del Consejo Económico Social de Río Cuarto; Gonzalo Tanoira, presidente de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) y monseñor Enrique Martínez Ossola, obispo auxiliar de Santiago del Estero.

 

El programa

Martes 7, a las 18, segundo panel central: “Miremos al futuro con creatividad” - Reflexionar sobre la sociedad y el mundo posterior a Covid-19, particularmente en los sectores de la salud y ambiente.

Miércoles 8, a las 18, tercer panel central: “Forjemos un mundo más equitativo” - Reflexionar sobre la sociedad y el mundo posterior a Covid-19, particularmente en los sectores de la comunicación y la educación. Los nuevos excluidos.

Jueves 8, a las 18, cuarto panel central: “Busquemos el diálogo y la reflexión común” - En el mundo posterior a Covid-19 pensemos la política como herramienta para su construcción, repensando la Nación.

Viernes 10 de julio, a las 18, quinto panel central: “El día después: Pensando la reactivación económica” - Reflexionar sobre los modos de la economía y el trabajo, el rol del Estado, en una Nación que integre a todos.

Más información en Facebook y demás redes sociales de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

TOP